El Mariposario UR: una familia por elección



Hace casi un año, nació una iniciativa destinada al sector social LGBTIQ+ en la Universidad del Rosario. Esta iniciativa es El Mariposario, un colectivo destinado a temas LGBTIQ+ que surge de la necesidad de un espacio accesible y de rápida respuesta ante casos de violencia o discriminación por identidad de género u orientación sexual.


En una entrevista al director de El Mariposario, Juan Pablo Suarez, este comentó que decidió, junto a un grupo de aproximadamente diez personas, fundar un colectivo que respondiera a las necesidades actuales frente a temas LGBTIQ+ de los estudiantes en la universidad. A pesar de la existencia de otros grupos de interés de este tipo, el director aclara que El Mariposario no tiene ninguna relación con estos, es decir, no fue creado como una continuación, ni mucho menos como su competencia.


Uno de los aspectos alrededor del colectivo que más causa curiosidad es su denominación. El nombre del grupo responde a una resignificación positiva de “mariposos”, un término que es usado como insulto para las personas LGBTIQ+. De la misma manera, esta denominación hace referencia al título de “mariposario” que han usado personas externas a la universidad para referirse a esta, debido a que una parte significativa de sus estudiantes hace parte del sector social ya mencionado. “Una forma que hay en el activismo de acabar con estos insultos es resignificarlos utilizándolos y apropiándose de ellos […] Entonces se le llamó ‘Mariposario’ en pugna y en contra del insulto que hay hacia las personas LGBTIQ+ de la universidad”, explica el director.


Ahora bien, es importante abordar las actividades realizadas por El Mariposario para comprender mejor su objetivo. Estas actividades se dividen en internas y externas. Las actividades internas comprenden las reuniones semanales del colectivo —que se realizan los jueves en la Quinta de Mutis y los viernes en el Claustro—, en las cuales se dialoga acerca de temas relacionados con el sector social LGBTIQ+ y las distintas experiencias de vida de quienes integran el colectivo. Asimismo, el colectivo funciona como grupo de acompañamiento y escucha para momentos difíciles relacionados con los temas del colectivo. Estas reuniones también son usadas para organizar las actividades externas de El Mariposario, en las cuales puede participar cualquier estudiante de la universidad. Estas actividades son anunciadas en las redes sociales del colectivo.


Para aquellas personas interesadas en hacer parte del colectivo, el procedimiento para entrar no es realmente complejo. Para aplicar es necesario, en primer lugar, tener experiencia de vida LGBTIQ+. En segundo lugar, se debe contactar al colectivo por cualquier medio (amigues en común, redes sociales, etc.). En tercer y último lugar, se realiza una entrevista en la que quien aplica debe responder dos preguntas acerca de temas relacionados con el sector social. Este último requisito no está relacionado con la necesidad de preparación académica de estos temas, sino se hace con el ánimo de asegurarse de que los potenciales miembrxs del colectivo no reproducirán conductas de violencia o discriminación contra otres miembrxs.


A pesar de ser un grupo relativamente reciente, El Mariposario ya representa para sus integrantes un espacio valioso y seguro, en el que pueden encontrar apoyo cuando sientan que no lo encuentran en otras partes. El colectivo se ha convertido a lo largo de este año en una familia por elección y un grupo de escucha incluso para quienes no integran el grupo. El director del colectivo expresa que si una persona fuera del colectivo sufre algún caso de violencia por su identidad u orientación sexual, esta puede contactarse con El Mariposario para recibir apoyo en cuanto a esta situación. Para esto, el colectivo dispone de la colaboración de la universidad, lo cual le ofrece herramientas eficaces y oportunas para este tipo de situaciones.


Finalmente, el director del colectivo expresa que uno de los retos más grandes que ha enfrentado El Mariposario desde su creación ha sido la participación de les miembrxs y de personas externas en el desarrollo del colectivo, por lo que se hace complejo darle visibilidad, en especial a lo largo de las tres sedes de la universidad. No obstante, El Mariposario siempre tendrá las puertas abiertas a nuevos miembros y seguirá trabajando en herramientas para ofrecer cada vez más apoyo al sector social LGTBIQ+.

121 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo