top of page

LA CRISIS DE LA REPRESENTACIÓN ESTUDIANTIL


“Los consejos estudiantiles no sirven para nada”. Esta es una afirmación constante entre los estudiantes rosaristas, por murmullos en los salones o a la hora de almorzar se dialogan muy seguido. Sin embargo, habiendo escrito ya varios artículos respecto a la representación estudiantil y, por ende, entrevistado a varios apasionados por la representación, sé de muy buena fuente que los consejos estudiantiles se conforman por personas soñadoras y trabajadoras. En consecuencia, debo aclarar que este artículo se refiere más a las instituciones, así como su gestión, y la percepción de la comunidad rosarista, que a los amables rostros que nos ayudan con una sonrisa.


En esta semana de campañas se han visto todas las cosas que se suelen observar: stands de los consejos y candidatos "saloneando"; se crearon cuentas en Instagram de las distintas listas y se expusieron propuestas pertenecientes a distintos ejes o enfoques. Pero, ¿cuántos realmente leen estas propuestas y basan su voto en factores objetivos? ¿Cuántos asisten a los debates? ¿Es esta semana tan importante para el resto de los estudiantes como lo es para los que aspiran a la representación?


Responder a estas preguntas no es una labor complicada, pues, en lo que me consta, para muchos en la sede Claustro, la presencia de los candidatos tan solo implica bocinas ruidosas y menos espacio para quienes deseen emprender en Casur. Además, para nadie es un secreto que un amplio sector del estudiantado se abstiene del voto, bien sea por temor a tomar una decisión en detrimento de otra persona o porque ninguna lista logró convencerles con sus propuestas. De esto se puede inferir una cruda verdad: una gran porción de rosaristas no considera que las elecciones de sus consejos sean en realidad un ámbito de democracia ni mucho menos de interés general.


Muy probablemente el desinterés sea causado por las polémicas que en años pasados han surgido al respecto de los consejos. De manera reiterada es común encontrar a miembros de consejos estudiantiles en el ojo del huracán y, aunque no siempre sea por culpa de estos, la constante polémica y el roce entre miembros del consejo y el resto de la comunidad conducen a la proliferación de la desconfianza. Probablemente, el último motivo establecido configure el pilar base del concepto de que “los consejos estudiantiles no sirven para nada”. Recientemente, una amiga del semestre me dijo algo que me dejó pensando: “en los consejos hay gente que amas y gente que odias”. ¿Y es qué acaso no es así en todas partes?


La desconfianza hacia los consejos es un factor común en varios sectores estudiantiles por más de una razón. En una primera instancia, es posible que las rendiciones de cuentas brindadas por los consejos salientes no vayan de la mano con lo que cada estudiante de cada una de las facultades observó de su respectivo consejo a lo largo del período. Segundo, porque las semanas de campañas son repetitivas y la comunidad se opone a la monotonía de sacos de colores y largas listas de propuestas, de las cuales solo pocas demuestran la capacidad de innovación de los aspirantes.


El eje de género se encuentra presente de manera constante en las propuestas, pero en elecciones pasadas ha habido miembros de las listas involucrados en casos de acoso, y, aunque en varios casos estas personas han sido retiradas de las listas, es natural que exista desconfianza en cuanto a la perspectiva de género como eje de visión. Más que propuestas que podamos leer, las estudiantes de la universidad queremos sentirnos cómodas de manera transversal en nuestra vida universitaria.


A la postre, en una Universidad que afirma ser de estudiantes y para estudiantes, debe ostentar un proceso electoral dinámico, respetuoso y sincero. Implementar maneras distintas de argumentar las rendiciones de cuentas o procurar una buena y sana relación con la comunidad podrían ser formas de incitar a más de uno a votar por el beneficio de su respectiva facultad. Y es que, al final, dicho bienestar es lo único que los consejos dicen que desean promover. O por lo menos, debería serlo.

54 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page