Los monstruos más temibles de la mitología griega

Actualizado: nov 22

Durante la época de Halloween es común que se realicen celebraciones que incluyen dulces, disfraces, calabazas y todo tipo de elementos alusivos al terror. Por esto, los fanáticos de esta temporada acostumbran a usar disfraces y decoraciones referentes a monstruos o villanos como fantasmas, vampiros, zombies o brujas. Sin embargo, aún cuando las historias de Frankenstein o Drácula son muy interesantes, se suele ignorar que, con el paso del tiempo, hemos focalizado esta temporada en personajes ficticios significativos para la cultura anglosajona, dejando de lado otras culturas que también tienen elementos que aportar a la celebración de esta festividad.


Ante esto, muchos podrían alegar que esta celebración es una costumbre representativa, sobre todo, de los países anglosajones. No obstante, gracias a la popularidad que esta ha tenido, deberíamos empezar a considerar todas las culturas para hacer de esta una ocasión más universal. Por lo tanto, a continuación, se presentará un Top 5 de los monstruos más temibles de la mitología griega, junto a los mitos que los introducen, con el fin de incluir este Halloween a criaturas de una cultura que suele pasar desapercibida.


1. La Esfinge


Foto tomada de: Mitología Gurú


Esta criatura mitológica es conocida por tener la mitad inferior del cuerpo de un león y la mitad superior del de una mujer, además de grandes alas. La esfinge es famosa gracias a su aparición en el mito de Edipo, en el que era un símbolo del enigma y el misterio.


Según este mito, el rey Layo de Tebas, a pesar de su matrimonio con la reina Yocasta, secuestra y seduce al joven Crisipo, siéndole infiel a su esposa. Esto despierta la ira de la diosa Hera, quien decide enviar a la esfinge a la ciudad de Tebas para castigar a sus habitantes por las conductas de su rey.


Siguiendo estas instrucciones, la esfinge se asienta en caminos recorridos para abandonar la ciudad y se presenta ante los viajeros, explicándoles que solo podrían cruzar el camino si respondían correctamente su acertijo; en caso contrario, morirían estrangulados por ella. En vista de esto y del asesinato del rey Layo a manos de un viajero, se propuso que quien venciera a la esfinge sería proclamado rey de Tebas. Es así como Edipo —el viajero que asesinó a Layo— se encuentra con la esfinge al entrar a Tebas y logra resolver su acertijo, causando que esta se lance al vacío de un abismo y convirtiéndose en rey de Tebas.


2. Cerbero


Foto tomada de: Seres mitológicos


Cerbero es uno de los monstruos más conocidos de la mitología griega, pues es el guardián del inframundo. Es decir, trabaja para Hades —dios y rey de los infiernos— vigilando que los muertos no escapen, ni los vivos entren a este. Cerbero es descrito como una especie de perro de tres cabezas con una serpiente en lugar de cola.


Esta criatura figura en varios mitos, pues héroes como Orfeo y Eneas lograron escapar de él durmiéndolo y drogándolo, respectivamente. A pesar de esto, fue Heracles —más conocido como Hércules en la mitología romana— quien logró capturarlo como una de las 12 tareas que tenía que cumplir ante el rey Euristeo. Según la mitología griega, Hades le propone a Heracles que se lleve a Cerbero con la condición de que lo derrotara usando solo las armas que tuviera consigo en ese momento. Al lograrlo, este se lo lleva consigo para presentarlo ante Eurípides. No queda del todo claro cómo Cerbero regresó al inframundo, pero las dos versiones más populares de este mito cuentan que Heracles lo llevó de vuelta, o bien que, tiempo después de su captura, Cerbero escapa y regresa por su cuenta.


3. Minotauro


Foto tomada de: Static


El minotauro también es una de las criaturas más populares de la mitología griega debido a su apariencia, teniendo cuerpo de hombre y cabeza de toro. De acuerdo con los relatos griegos, el minotauro es el fruto de un castigo impuesto por Poseidón a Pasifae, la esposa del rey Minos. Este castigo consistía en hacer que Pasifae se enamorara de un toro enviado por Poseidón y, posteriormente, diera a luz un hijo deforme. Cuando este nació, el rey Minos ordenó que un arquitecto —Dédalo— construyera un laberinto extremadamente complicado del que nadie pudiera salir y encerró al minotauro en este.


Tiempo después Androgeo —el hijo de Minos— es asesinado por ciudadanos atenienses en unos juegos deportivos que se celebraban en esa ciudad. Es así como, en busca de venganza, Minos negoció con los atenienses y estos prometieron enviar a siete jóvenes y siete doncellas al laberinto cada nueve años, con el fin de que estos se enfrentaran al minotauro. Aunque si alguno lograba derrotarlo y salir del laberinto, Atenas se libraría de este trato.


Durante años, los atenienses murieron en el laberinto a manos del minotauro, quien se alimentaba de carne humana, hasta que Teseo —el hijo del rey de Atenas— decidió sacrificarse y hacer parte del grupo de jóvenes que irían al laberinto. De esta forma, Teseo conoce a Ariadna —una de las hijas de Minos—, quien le entrega un hilo y un puñal para ayudarlo a sobrevivir al laberinto. Efectivamente, Teseo ata el hilo a la entrada del laberinto y lo va desenrollando poco a poco para marcar el camino hacia la salida del laberinto. Una vez encuentra al minotauro, le quita la vida con el puñal y sigue el camino del hilo hasta que logra escapar con vida del laberinto.


4. Hidra de Lerna


Foto tomada de: Mitología Gurú


Al relatar el mito de Cerbero se hablaba de las 12 tareas que debía realizar Heracles para Euristeo, pero no se mencionó que la Hidra de Lerna fuera una de ellas.


Según este relato, la Hidra de Lerna es hija de Equidna y Tifón, pero fue criada por la diosa Hera para ser usada como una de las pruebas que Euristeo le asignaría a Heracles. Este monstruo es descrito como una criatura de varias cabezas que se regeneraban cada vez que eran cortadas; de hecho, se rumoreaba que una de estas cabezas —la del centro— era inmortal. No obstante, lo más temible de la criatura era su aliento, capaz de matar a cualquiera que se interpusiera en su camino, incluyendo no solo personas, sino animales y cultivos. Más adelante, al darse cuenta de la imposibilidad de derrotar a la Hidra de Lerna, Euristeo le asigna a Heracles la tarea de matarla.


Para esto, Heracles pide ayuda a Yolao —su sobrino— y juntos se enfrentan a la Hidra. Decidieron usar telas para cubrir sus narices y bocas y así, sobrevivieron al aliento mortal de la criatura. En cuanto a las cabezas, Yolao incendia el bosque vecino y usa los trozos de madera quemados para cauterizar las heridas de la Hidra, evitando que las cabezas se regenerasen una vez las cortaban. Finalmente, Heracles cortó la cabeza del centro y la enterró bajo una piedra para asegurarse de que el monstruo no reviviera.

5. Tifón


Foto tomada de: Hablemos de mitologías


En el primer lugar de este ranking de monstruos más temibles, se encuentra Tifón, padre de la mayoría de los monstruos e hijo de Gea (tierra) y Tártaro (el lugar más profundo del infierno). Tifón es una gran criatura con cien cabezas de serpiente, las cuales hablaban cada una un lenguaje distinto (el de los dioses, el de los leones, el de las vacas, etc.).


Este monstruo era tan tenebroso que incluso los dioses le temían. En una ocasión, cuando Zeus se enfrentó a él, este tomó su hoz y le cortó los tendones, de manera que Zeus no pudiera caminar. Afortunadamente para el rey de los dioses, Hermes —el mensajero de los dioses— logró engañar a Tifón y devolverle a Zeus la movilidad. Mientras tanto, las Moiras —diosas del destino— convencen a Tifón de comer carne humana para ser más fuerte, pero esta solo lo debilita para que le sea más fácil a Zeus vencerlo. Así, Zeus derrota a Tifón y lo entierra bajo la isla de Silicia.


Claramente, existen centenares de otros monstruos temibles igualmente importantes. Sin embargo, más que imponer un criterio sobre monstruos mitológicos, este Top 5 busca animar al lector a dejar de lado por un momento las opciones tradicionales de la cultura predominante y abrirse a nuevas posibilidades este Halloween, pues no hay nada más tenebroso que encasillarnos en las mismas ideologías de siempre.


Ahora, ¿qué esperas para probar estas nuevas opciones en tus disfraces, decoraciones e historias de Halloween?


Nota: La información expresada en este artículo no compromete la voluntad de la Universidad del Rosario ni del Periódico Enclaustrados.

63 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo