top of page

¡Oye, tu cuerpo pasó de moda! (otra vez)

Según Oxford Languages, la belleza es “la cualidad de una persona, animal o cosa capaz de provocar en quien los contempla o los escucha un placer sensorial, intelectual o espiritual”. Se dice popularmente que lo bello está en el ojo del espectador, lo que significa que lo que se percibe como atractivo es una mera opinión subjetiva. Sin embargo, durante diferentes épocas hemos podido observar cuáles son los patrones de lo hermoso impuestos a la población. A continuación, explicaré los “estándares de belleza” de cinco décadas de la historia moderna, incluyendo las tendencias actuales, exponiendo, en este último tema, la influencia de las redes sociales, los peligros de tales estándares y las razones que explican un posible final de la constante perpetuación de una única definición de la belleza hacia la población femenina occidental.


En primer lugar, tenemos los años veinte (1920), durante los cuales, “bella” era la mujer de cabello corto, de silueta delgada, sin mucho pecho ni cintura. En la década de los años cincuenta (1950), la mujer con curvas era el gran ideal, se deseaba tener un busto grande, caderas anchas y piernas tonificadas (Erausquin, 2014). Por otro lado, a finales del siglo XX surgió el término “heroin chic”, que simbolizaba a una mujer escuálida, de cuerpo anguloso, con la cara pálida, que fue retratada por el mundo del entretenimiento como la mujer bella, elegante y glamorosa. (Infante, 2021).


Durante los años 2000, surgieron revistas que no solo hablaban de las diversas dietas y trucos para perder peso, sino también generaban listas de los mejores y peores cuerpos de las celebridades, siendo las modelos, cantantes y actrices delgadas las mejores posicionadas (Sharp, 2022). En la primera década del siglo XXI, ser delgada era sinónimo de ser bella, feliz y exitosa; las celebridades de la época se acercaban cada vez más a la delgadez extrema, con contadas excepciones. (Infante, 2021). De esta manera, no resulta una gran sorpresa el aumento de los trastornos alimenticios durante la época, pues prácticas como dietas o el excesivo ejercicio físico resultaron en maneras rápidas para llegar al tan anhelado peso ideal.

Cabe destacar que, diversos estudios han demostrado que los medios de comunicación jugaron un papel importante para las mujeres en el desarrollo de su autoconcepto (Wendy Spettigue, 2004). La psicoterapeuta Constanza Buneder señala que la consecuencia de crecer con los estándares de los años 90 y 2000 fue que comparábamos nuestros cuerpos normales y naturales con cuerpos excesivamente delgados, trabajados por una industria que históricamente se ha preocupado por vender y no por lo que comunican. (Infante, 2021)


Por otro lado, con la llegada del año 2010, el mundo veía como incrementaban en popularidad las redes sociales y los “reality show”. De esta explosiva combinación nació la fuerte relevancia que han tenido, hasta la fecha, la familia Kardashian-Jenner, las “insta models” y los denominados “influencers”. Lo anterior, sirvió como detonante de un nuevo estándar de belleza, que parece ser la mezcla de características de diversas décadas. El cuerpo ideal, hasta hace pocos años, se denominaba el “Slim Thick” y representa a una mujer con busto y glúteos grandes, pero con piernas delgadas, abdomen plano y una cintura pequeña (Mbowe, 2021). No sería un secreto mencionar lo difícil que es conseguir este tipo de cuerpo con dieta y ejercicio. Por esta razón, alrededor del 2021 se evidenció un aumento en la cirugía plástica, en especial, en el procedimiento denominado “BBL” o “Levantamiento de Glúteos Brasileño”, una de las tendencias más letales, pues, no en vano, se ha colgado el problemático primer lugar en ser “el procedimiento cosmético más peligroso” (Tovar, 2021).


En la actualidad, la delgadez parece ser la última tendencia, las celebridades reconocidas alguna vez como “curvilíneas” o incluso de “talla grande” han bajado dramáticamente de peso, la moda de los 2000 como el controvertido pantalón de tiro bajo y las minifaldas han vuelto a pisar las pasarelas, y en las farmacias, medicamentos cuyos efectos secundarios son la pérdida de peso, están en furor.


De esta manera, si bien hemos tenido un avance con respecto a la diversidad representada en los medios de comunicación, no se puede negar la prevalencia de estándares impuestos; aún hay un largo camino que recorrer. Hoy en día, hay más presencia de personajes públicos negros, latinos y asiáticos con diferentes estilos y tallas, de hecho, hemos visto el surgimiento de movimientos tales como el “Body Positivity” cuyo lema es que “todos los cuerpos son hermosos” (Bustle, 2015). No obstante, hemos avanzado a pasos pequeños. Los intereses económicos, tal vez, han hecho de este proceso un camino más lento, y es que, en palabras de Naomi Wolf: “la multimillonaria industria de la belleza depende de un fuerte énfasis en el valor de la belleza y la apariencia, porque esto respalda una cultura basada en el consumo en la que la respuesta a cualquier problema puede lograrse mediante la compra de productos.” (Wendy Spettigue, 2004).


En conclusión, es difícil predecir cuál será el futuro de los estándares de belleza. Teniendo en cuenta nuestro pasado (y presente), sería potencialmente errado decir que ya no tendremos más limitaciones sobre la belleza en el futuro, sin embargo, un único ideal de lo bello ha sido muy peligroso para la salud física y mental de las mujeres, por ende, espero que en los próximos años el amor propio, la aceptación del ser en su bella individualidad y un autoconcepto firme pueda ser suficiente para nuestra sociedad. De esta manera y con suerte, nuestros cuerpos dejarán de estar y pasar de moda.




Bibliografía

Bustle. (18 de noviembre de 2015). What Is The Body Positive Movement?

Erausquin, N. A. (13 de febrero de 2014). El Comercio. Obtenido de https://www.elcomercio.es/moda/gente/estilo-belleza-cambio-201402131809.html?ref=https%3A%2F%2Fwww.elcomercio.es%2Fmoda%2Fgente%2Festilo-belleza-cambio-201402131809.html

Infante, C. (18 de enero de 2021). La Tercera . Obtenido de https://www.latercera.com/paula/extrema-delgadez-como-nos-afectaron-los-estandares-de-belleza-de-los-noventa/

Mbowe, K. (21 de agosto de 2021). The reign of the Slim-Thick Influencer.

Sharp, A. (24 de marzo de 2022). Y2K Fashion Gave Rise to EDs in Young Teens.

Tovar, S. (30 de julio de 2021). The Deadliest Trend on TikTok Yet.

Wendy Spettigue, K. A. (13 de febrero de 2004). PubMed . Obtenido de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2533817/

177 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page