Un ave fénix color celeste

Durante los álgidos días de campaña las y los candidatos de la lista Celeste permitieron el espacio para hablar con Enclaustrados. Diálogo donde se compartió un espacio de humanización y reflexión sobre los alcances, valores y retos que tiene la representación estudiantil en la Universidad del Rosario, al igual que una muestra del lado más humano detrás de cada una de las y los candidatos.


Fotos tomadas de: Campaña electoral al CEJ - Lista Celeste #1


¿Para ustedes qué es la representación estudiantil?


Paula Sarmiento y Juan Esteban Castañeda, fórmula;


“Para mí la representación estudiantil es la herramienta que deben tener todos los estudiantes de la comunidad, para poder realizar sus metas, sus sueños y proyectos de la universidad de la mejor manera posible. Además la representación estudiantil, vista desde las personas que están en el consejo, la esencia, siempre lo he dicho; debe ser la vocación de servicio, la dedicación y verdaderas ganas de ayudar a otro y ponerse en los zapatos del otro”, apuntó la candidata aspirante a la presidencia por la lista celeste, Paula Sarmiento.


Por su parte, la fórmula a vicepresidente, Juan Esteban Castañeda respondió: “Yo quisiera agregar que para mí la representación estudiantil supone un ejercicio abnegado en sí mismo. Es realmente servir al otro sin esperar nada a cambio, porque a partir de esa colaboración y construcción que se hace en el Consejo Estudiantil es que se generan cambios sustanciales para todo el estudiantado. El Consejo Estudiantil y, la representación como concepto más amplio, la posibilidad de transformar nuestra experiencia como estudiantes, para que cada vez sea más provechosa para todos los individuos rosaristas”.


¿Cuál es el mayor reto que tendrá el consejo el otro año?


Mariapaz Atencia, candidata por décimo semestre;



“Yo creo que afrontar el paso de pasar dos años de completa virtualidad a ese proceso de reinserción a la vida en la universidad. Si bien todos estamos súper emocionados con volver al claustro y sentir esa emoción inexplicable cuando estamos ahí. En mi caso, tan particular, lo he visto como que estamos en las regiones; metidos en otros cuentos y se nos olvida la importancia de estar en el claustro. Y yo creo, ese es el mayor reto”


También, nos dejó conocer su experiencia del cambio de la presencialidad a la virtualidad, durante los últimos años; “ (…) las experiencias más importantes en el Claustro — yo creo que han sido— vivir el consultorio jurídico desde la presencialidad. Desde la virtualidad, todo ha sido como empezar de cero; volver a sentir los nervios de tener un parcial escrito, un parcial oral o un simulacro, y en mi caso, las prácticas. Ha sido volver a aprender cosas a las que ya estábamos acostumbrados en la virtualidad”.


¿Cuál crees que es la importancia, en la vida universitaria, de votar?


Valentina Bocanegra, candidata por octavo semestre, mencionó;



“Para mí la importancia, sobre todo, creo que ha pasado en los semestres de arriba— como mi semestre que es uno en los que no mucha gente vota —, por ejemplo. Porque se ha perdido la confianza en el consejo, a lo largo de otros periodos, los han llevado a no verse representados. (…) Considero que la importancia de que voten es que puedan volver a confiar. Sentir esa confianza de poder dirigirse a los representantes para poder recibir esa ayuda de personas que están más cerca de los directivos. Es volver a sentir que el consejo está para lo que, realmente, se creó”.


¿Qué palabras definen mejor a los candidatos de la lista que conformaron?


Paula Sarmiento y Juan Esteban Castañeda, Fórmula;



“Las palabras que describirían a cada uno de los candidatos de acá, serían; tenacidad, servicio y autenticidad. Siento que son las tres palabras que mejor describen a esta lista y representan cada uno de los valores sobre la cual se construyó este proyecto. Y cada uno representa un cambio para el bienestar de todos”, señaló Juan Esteban.


Por su parte Paula se refirió a sus compañeros de lista de la siguiente forma: “ Yo creería que las palabras que mejor definen a los candidatos y miembros de esta lista, creería que son; amor, dedicación y además, perseverancia.


Hay personas que no creen en el consejo ¿Qué se les puede decir a las personas que no creen en la representación estudiantil?


Juan Felipe Acevedo, candidato por sexto semestre


  • “ Les diría, en primer lugar, que los entiendo. Porque, inclusive yo, desde que entré a la universidad he visto malas oportunidades donde, tal vez, se ha elegido gente que no le ha metido dedicación y empeño.


Sobre todo eso, es mucho de tener ganados de sacar esto adelante; las herramientas están, los estudiantes pueden acceder a las directivas, presentar sus propuesta y ejecutarlas. Yo, en lo personal, como vocal me he dado cuenta — tal vez, por la fortuna de entrar a un consejo que se “puso la diez” —, y creo que desde nuestra lista tenemos esa convicción de que conocemos las herramientas, conocemos la universidad y tenemos las ganas de trabajar por el estudiantado y eso es lo que se debe ver reflejado. (…) Entonces, les diría que confíen en lo que puede hacer el consejo, porque las herramientas están y el impulso también”.


¿Cómo hacer del consejo un espacio más humano y más cercano a los estudiantes?


María Paula Chaves, candidata séptimo semestre;



- “Lo más importante sería la diversidad; que haya representación suficiente para todos los colectivos, no solamente en temas de género, mujer ni paridad de género, sino entender que hay un montón de minorías y comunidades que deben ser representadas, que necesitan visibilidad. Entonces, diría, que un consejo más humano es garantizar la representación de toda la comunidad estudiantil, donde se ven incluidas un montón de comunidades y minorías”


¿Cuál es la motivación para hacer parte del consejo?


Juliana Suárez, candidata por primer semestre, mencionó la motivación detrás de su postulación y su, nueva, experiencia como rosarista;



— “Desde el colegio conozco a personas que están en El Rosario, que hacen parte del consejo, y me empezaron a contar—incluso, cuando estaba dudando de mi elección de universidad—, sobre ésta iniciativa, y la clásica frase “es un proyecto de y para estudiantes”; siendo un factor decisivo para que yo entrara al Rosario.


Porque pensaba; yo quiero ser parte de eso, quiero estar con gente que en realidad mueve las cosas y hace que los cambios que los estudiantes quieren, pues, ocurran. (…) Entonces, antes de que entrara, era un espacio que veía con mucha admiración y con ansias de ser partícipe. Es por esto que estoy acá”.


¿Cómo definir a la lista Celeste?


Sergio Rodríguez, candidato por cuarto semestre;


— “Para mí, como lo han dicho muchos, la lista Celeste se basa en vocación de servicio, entrega total y compromiso infinito. Creo que acá todos somos un solo corazón y eso es la representación estudiantil; el escuchar y ayudar al otro, sin esperar nada a cambio. Trabajar sin límites, de forma autentica y ser transparentes, (…) como lo ha dicho pau; nuestro proyecto ha sido eso. La muestra de la perseverancia y el amor que le tenemos a trabajar por la gente y el amor que le tenemos al claustro. Pues, todos queremos tener un mejor semestre, una mejor facultad y una mejor Universidad” , mencionó, Sergio.


¿Cuál ha sido el reto personal más difícil durante la campaña?


Sergio, candidato por cuarto semestre; entre risas nerviosas, mencionó el sentir de sus compañeros;


— “Creo que tener mucha paciencia, ha sido el mayor reto de todos; tener paciencia y calma. (…) Obviamente, hemos tenido momentos en los que hemos tenido que unirnos como equipo y siempre han salido las mejores soluciones y las mejores respuestas antes esos “altos y bajos” que hemos tenido durante este proceso.


Llegando a los espacios más sensibles se le preguntó a Paula Sarmiento ¿cómo estaba con todo lo que incluye la campaña y la responsabilidad de ser fórmula?



''Yo creo que esta pregunta es, tal vez, de las más difíciles que se puede hacer en cualquier momento de la vida, más aún en campaña. Porque, como Juanes lo decía antes, campaña es una ‘montaña rusa de emociones''. Hay días buenos, hay días muy malos, pues, no hay un punto medio, o estás muy bien y con todo el ánimo de querer trabajar y hablar con la gente. Como, también, hay situaciones de campaña que hacen que uno se sienta supremamente bajo y desmotivado. Incluso, haciendo que algunas inseguridades salgan a la luz.


(…) campaña significa que, a veces, salgan a relucir muchas inseguridades de uno. Inseguridades que a veces uno, simplemente, intenta ocultar o intenta no pensar en ellas. A modo persona, durante estos días que tuvimos un ‘mini receso’, pensaba en mi yo de hace un año, qué pasó por un proceso muy parecido, — claro, no es lo mismo lanzarse de representante que de fórmula, pero hay mucho en común— recordaba mi yo de hace un año se vivió una campaña, mi yo de hace un año que le dijeron que no iba a ganar y que ni tenía lo necesario para ser parte de la representación estudiantil. Creo que me he demostrado a mi misma, que era lo más complicado, que en realidad sí tenía lo necesario para ganar, porque el año de representación y como canciller; logré demostrar, no al resto, sino a mí misma que realmente el amor que tengo que la representación estudiantil pudo sobrepasar cualquier inseguridad. (…) Para resumir cómo estoy. Estoy bien, pues, creo que después de un año considero que me logré fortalecer, ser una mejor persona. También, estoy feliz de haber dejado una huella en las once personas que trabajan conmigo, porque — y puede soñar trillado— una lista se convierte en una familia”.


A quienes se van a lanzar en un futuro, o lo hayan pensado, ¿qué consejo le daría?


Samuel Santacruz, candidato por quinto semestre, nos presentó su anécdota más personal sobre la representación;



— “ Soy una persona que sí consideró la representación estudiantil, antes de lanzarme, y de pronto no lo hice por ese tipo de inseguridades; porque si hay algo que a uno le puede dar miedo es no llegarle a la gente y sentirse incapaz. El consejo que daría es que uno tiene que luchar contra sus miedos, tiene que aprovechar las oportunidades que le da la vida, porque creo que si a uno lo llaman o para hacer parte de una lista, es porque uno tiene las capacidades para hacerlo, pues, de pronto, ven cosas en uno, que muchas veces uno no ve. Así se gane o se pierda, esta es una oportunidad para conocer gente increíble, que de verdad tiene vocación de servicio, de la que uno logra aprender muchas cosas, incluso, por fuera del ámbito de la representación; como persona.


Se gane o se pierda, este proceso siempre es ganancia.

¿Qué necesita una o un buen representante?


Juan Sebastián Ramírez, candidato por noveno semestre;


— “Creo que lo necesita un buen representante, más que cualquier cosa, es compromiso con los estudiantes, ganas de ayudar, estar comprometido y tener la firme convicción de que lo que uno va a hacer y, está haciendo, va contribuir a la comunidad. No es hacer esto por uno, sino por los compañeros, los estudiantes y la universidad.


Se debe tener absolutamente claro que esto no es un tema de egolatría, sino de contribuir a la comunidad, ayudar a tus compañeros y partir de la vocación de servicio para hacer un excelente trabajo como representante. Más allá de ser una persona responsable y juiciosa. Si no se tiene la vocación de servicio y el interés de contribuir a la comunidad, uno está en el lugar equivocado”, mencionó Juan Sebastián.

¿Cómo puede transformar el consejo a la universidad, y a la vida de las y los estudiantes?


Juan José Velásquez, candidato por tercer semestre;



— “Hay dos cosas que son clave, en primer lugar; el consejo nos da la oportunidad de que nosotros aportemos nuestra visión a la Universidad, pues, la Universidad es de los estudiantes y para los estudiantes. Entonces, es clave que nosotros podamos transmitirle cuáles son nuestras necesidades y aportar, desde nuestra visión como jóvenes, a la innovación para que la Universidad siga cumpliendo su lema; Nova Et Vetera. En segundo lugar, que podamos transmitir, que el campus de la universidad no es solo el Claustro sino que es el Centro. Visión a la que ha aportado la Universidad; desde la Ruta 2025 y que, pienso, como consejo tenemos que articularnos hacia esa meta, (…) debemos convertir al Rosario en un eje de reactivación económica del Centro y sobre todo seguir siendo líderes en la transformación de ciudad y país; como se ha venido haciendo en tantos años de historia”.


¿Cuál es el mayor aporte que puede darle al consejo?


María José García, candidata por segundo semestre;



— “Muchas gracias por la pregunta, yo creo que lo principal que puedo ofrecerle al Consejo Estudiantil, como candidata, es mi total dedicación y servicio a la comunidad. Siento que al ser estudiantes de los primeros semestres, muchas veces, no tenemos conocimiento de cuáles son, verdaderamente, las funciones del Consejo Estudiantil, de los vocales; y eso por eso que quiero ponerme a disposición de toda la comunidad. Como una líder comprometida, apasionada que este dispuesta a escucharlos y tramitar sus dificultades y, así mismo, dar soluciones efectivas. Como mencionaba, a veces, se ve al Consejo como algo ajeno y distante. Entonces, la mejor forma en la que puedo aportar es poniéndome a disposiciones de los estudiantes.


Última pregunta para la fórmula; ¿cómo ha sido el proceso para conformar el proyecto de la lista celeste?


“Este ha sido un proyecto de muchos meses, muchísimo trabajo. Creo que esto ha sido un proyecto —como un chiste interno para nosotros— que la mejor forma de definir es que somos un Ave fénix que resurgió, veinte mil veces, de más cenizas; en el proceso de consolidar la lista y el plan de gobierno. Del cual me siento orgullosa, pues, varias personas pasaron por esta lista, aportando muchísimas cosas a ella y, por diversos motivos, no pudieron llegar a la parte final de la consolidación de la lista. Sin embargo, fueron personas que aportaron mucho al proyecto. Soy creyente de que en la vida, el destino, dios o, lo que uno crea; realmente se encarga de ponerlo a uno en el momento preciso y las personas adecuadas, eso creo le pasó a toda la lista. Pero por muchas vueltas que dio la vida, mucho trabajo, por mucho amor a la representación terminamos consolidado un proyecto del cual me siento orgullosa”, mencionó, entre risas y agradecimientos, Paula Sarmiento.


“Yo quiero retomar el punto de Pau, donde menciona que las cosas en la vida pasan por x o y razón, y es, siento, que ha impulsado a que la lista sea el productivo de todas esas personas que tarde o temprano, alcanzaron a tener contacto con la lista. No podemos decir que la lista somos, únicamente, los doce que estamos acá, sino aquellas personas que en algún momento pudieron ser miembros de la lista y, por cosas de la vida, no pudieron estar en la consolidación pero que en su esencia siguen perteneciendo al núcleo de esta idea de cambio. Al núcleo de la idea y vocación de querer transformar y aportar a través de la representación estudiantil (…) Ha sido una experiencia loquísima —no una locura— , pero que cada día demuestra que las cosas suceden por una razón ”, manifestó Juan Esteban. Recordando a todos los que participaron en el proyecto.

En el desarrollo de la entrevista se les pidió a la lista celeste que nos dieran respuesta oficiales a temas extraoficiales; más personales. Sus gustos y la dificultad del consenso siempre hacen de estas respuestas algo necesario.


¿Quién es el más chistoso o chistosa de la lista?


—“La persona más chistosa de la lista celeste es “checho” Rodríguez, siempre sabe cómo sacarnos una sonrisa cuando más lo necesitamos”, respondió María José, demostrando el humor de Sergio.


¿Por qué el color celeste?


-“Yo creo, que los colores de las listas siempre son un gran problema, no todos se quieren lanzar de los mismos colores, lo qué pasó con nuestras alianzas (…) pero, básicamente, el color celeste responde a la psicología del color, y pues, este transmite calma, tranquilidad, seguridad y confianza. Seguridad y confianza fueron los que más nos llamaron la atención, pues eso es lo que queremos transmitir como lista”. Mencionó Paula Sarmiento sobre los alcances que puede tener la escogencia de un color, y cómo tiene un gran gusto por los colores pastel.


Después de la campaña, ¿estudiar o salir de fiesta?


-“Tenemos que hacer ambas, pues muchos de nosotros —por estar en campaña—poco hemos estudiado, pero también necesitamos salir. Pero obviamente, ganemos o perdamos, salir como grupo pues esto se ha convertido en una familia”, apuntó, entre risas, Juliana Suárez.


¿Quién es el más bravo o bravo de la lista?


—“Bueno, yo creo que nuestra candidata más brava es nuestra querida presidenta, Paula Sarmiento. Tiene su carácter en ciertos momentos, pero es manejable”, manifestó Juan Felipe, con algunas risas nerviosas.


¿Pizza con piña o sin piña?


—“Pizza sin piña porque considero que la pizza con dulce no combina. El dulce y el salado no van y le quita todo el sabor. Todo debería ser salado en las pizza”, respondió Valentina, a la última y más difícil pregunta.


Reflexiones finales;

Hoy como quien hace las preguntas y recibe las miradas nerviosas he sentido esa nostalgia de cuando estuve en el otro lado; asustado por la campaña, nervioso y ansioso por los resultados. Un ambiente que se respira con sólo acercarse a los puntos de CASUR o escuchar las propuestas de las y los candidatos. Ambiente que es interrumpido por las risas y pequeñas lágrimas que asoman con algunas respuestas, saliendo la parte más humana que puede tener un proceso electoral.


A la lista celeste, desearles éxitos y agradecerles por el espacio, la sensibilidad y por permitirse “sacar la cabeza” de los temas de campaña para contarnos, un poco, de lo que son como personas, de los miedos, inseguridades, experiencias y gustos detrás de todo el proceso de elecciones. Ellos dicen ser una familia y —de forma alegórica— nos permitieron entrar a su ‘hogar transitorio’.


Nunca sobra reflexionar y es que la representación no tiene, ni tendrá, sentido si se deshumaniza. Pierde el valor por el que ha sido creado, podríamos empezar recordando que detrás de cada propuesta, de cada decoración o publicación está el sueño y trabajo de alguien. Porque sin candidatos, ni electores más humanos no tendremos un consejo que represente a las y los estudiantes, más bien un “concurso de popularidad” como algunos le llaman. Es indispensable dar estos espacios, conocer a quienes esperan representarnos, no sólo desde la formalidad de una elección sino desde el más descomplicado hecho de conocernos, y reconocernos, como personas, compañeros y miembros de una misma comunidad.

____________________

Nota: La información expresada en este artículo no compromete la voluntad de la Universidad del Rosario ni del Periódico Enclaustrados.



49 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo