top of page

Carta Abierta Por La Paz de Colombia

Llegó la Navidad y se nos fue el 2023, sin lugar a duda un año lleno de dificultades para Colombia; podemos tomar la visión pesimista, si se quiere, de que siempre hemos estado mal o reflexionar, y pedir, desde el presente de una manera crítica por el futuro de nuestra nación. Se cumple un año y medio de Gustavo Petro en el poder, dentro de sus consignas principales al llegar a la presidencia fue la protección de la vida, Colombia potencia mundial de la vida retumbaba en la plaza pública, pero hasta ahora ni la vida, ni mucho menos la paz es potencia en el país. Esta es una carta abierta por la paz de Colombia, sincera, pero crítica sobre la situación actual que merece ser comentada.


El orden público esta completamente desbordado, los grupos armados al margen de la ley fuera del control del gobierno; el secuestro, la extorsión y la masacre han vuelto con mayor fortaleza en el país. Pero esto hay que sustentarlo con cifras, cree este autor, para no caer en supuestos ideológicos, más aún, en la polarización tan latente que nos encontramos. De acuerdo al Instituto de Estudios para la Paz y el Desarrollo, INDEPAZ, hasta el corte de noviembre de este año van 83 masacres con 277 víctimas. Si lo comparamos con 2022, en todo el año 94 masacres con 300 víctimas. Todavía no se ha acabado el año y podremos llegar a igualar e incluso superar el número del año pasado. El secuestro no se queda atrás, 91% aumentó en lo corrido de este año en comparación con el primer año de Iván Duque, según cifras producto del balance anual del Ministerio de Defensa Nacional. Dentro de ese mismo estudio, la extorsión aumentó en un 27% en comparación con el último año del Gobierno Duque.


El gobierno nacional no va bien, aunque lo quieran negar. El primer paso es aceptar que se les salió de control la situación de orden público en el país, y de ahí realizar los ajustes necesarios para materializar la política de la paz total. Uno de los factores fundamentales, que este gobierno está dejando a un lado, es el papel de la fuerza pública. El Laboratorio de Justicia y Política Criminal ha explicado un concepto necesario dentro de los procesos de paz; “la zanahoria y el garrote". La paz, creo yo, se debe fundar en esta tesis, en parte ese fue el éxito del proceso de paz con las extintas Farc. La “zanahoria” es negociación, ceses al fuego bilaterales con sus debidos mecanismos de cumplimiento esto genera confianza en una voluntad de paz y de que habrá avances. Por otro lado, el “garrote” implica que el Estado cumpla con su deber de protección de la población, en caso de incumplimiento, el control institucional debe surgir para apretar a estos grupos que pretendan burlar la paz.



En esto falla el gobierno de Gustavo Petro, su inoperancia y terquedad de hacer las cosas a su manera demuestran el total fracaso al que se avecina la paz total. No solo esta falta de método en la política de paz, adicionalmente, creo yo, y me uno a lo dicho por el expresidente Juan Manuel Santos: “El peor error del Gobierno fue dejar que disidencias se presenten como FARC”. Es un completo desconocimiento al Acuerdo, que puso fin a las Farc, además, demuestra un claro sometimiento del Gobierno a lo que digan estos desertores. El primer paso para que la paz total se pueda materializar es un compromiso con el Acuerdo, sino, me temo será muy dificil lograr lo que Petro prometió. Una acción simple, puede ser, con una consejería que nombre el gobierno exclusivamente para garantizar el debido cumplimiento del Acuerdo, es cambiar la estrategia y estamos a tiempo.


Adicionalmente, el presidente tiene que reconocer que la política de represión no esta funcionando, la fuerza pública tiene las manos atadas. Es algo sencillo, un grupo armado se puede sentar en una mesa sin problema, pero solo se va a comprometer enserio cuando esta perdiendo la guerra y hoy, lastimosamente, la están ganando. Es un deber y una obligación del Estado poner a la fuerza pública a cumplir su trabajo, sino, seguiremos a merced de los violentos. Hay que volver a la voz de la experiencia, en el pasado el éxito fueron las operaciones militares a finales del gobierno de Uribe y principios del mandato de Santos que dieron pie para sentarse a dialogar en La Habana, con unas Farc debilitadas ante el poder coactivo del Estado.


Hace unos días, Gustavo Petro dió un vuelco al sacar a Danilo Ruedo Alto Comisionado para La Paz. Otty Patiño, jefe negociador del gobierno con el ELN, estará al mando de todos los proceso de paz que pretende Petro. Es un avance, interesante, sin embargo, lo fundamental es que el gobierno debe entender como opera la estructura del ELN, las disidencias, y el Clan del Golfo. Cada grupo es distinto, con base en eso se conforman las estrategias de negociación en paralelo con la política militar, algo que no se ve presenta hasta ahora. No se puede pretender negociar y conceder ceses al fuego, que estan fracasando, porque cada grupo es diferente, simplemente recordemos que el ELN sigue con esta vil práctica, el caso del papá de Luís Díaz que estremeció al país y la comunidad internacional hace unas semanas.


Esta carta abierta, es dura y muy crítica porque las cosas no van bien, empero, puede servir como una reflexión para un gobierno que llegó con una promesa interesante de buscar una paz total. La salida a este momento es clara, pero requiere de voluntad política, el país necesita al Petro riguroso de los primeros días. Hay que reconocer el Acuerdo de Paz, y cumplirlo, si no se respetan los cimientos, todo lo demás va a fracasar. Además, de buscar en la experiencia la tesis de una política de paz basada en negociación y sometimiento por parte de la fuerza pública, es un equilibrio. El mejor regalo que el presidente le pueda dar a Colombia para este 2024, que ya va a llegar, es reconocer los errores, corregir, rodearse de los que saben y reorientar la paz total, para que por fin retumbe, esa famosa premisa de Colombia potencia mundial de la vida, que sea la vida y la paz la protagonista en nuestra nación.



Referencias


- Sarmiento, C. (2023). Durante el 2023 se han presentado 79 secuestros en Colombia. W Radio. https://www.wradio.com.co/2023/11/09/durante-el-2023-se-han-presentado-79-secuestros-en-colombia/

- Indepaz (2023). Informe de masacres en Colombia duran el 2020,2021,2022 y 2023.https://indepaz.org.co/informe-de-masacres-en-colombia-durante-el-2020-2021/

- Redacción El País. (2023). El Secuestro en Colombia aumentó un 91 en corrido de 2023 bajo el gobierno de Gustavo Petro.https://www.elpais.com.co/colombia/secuestro-en-colombia-aumento-un-91-en-lo-corrido-de-2023-bajo-el-gobierno-de-gustavo-petro-2146.html

- Pretel, A. (2023. Colombia: zanahoria y garrote para conseguir la anhelada paz total. Laboratorio de Justicia y Politica Criminal https://labjpc.org/opinion/articulo/colombia-zanahoria-y-garrote-para-conseguir-la-anhelada-paz-total

- Mejia. M (2023). Fracasó la paz total de Gustavo Petro, asegura el Financial Times. Infobae. https://www.infobae.com/colombia/2023/11/23/fracaso-la-paz-total-de-gustavo-petro-asegura-el-financial-times/

- El Colombiano. (2023) Santos tildó de “error estratégico” que Petro reconozca como las Farc-EP a las disidencias de “Mordisco” https://www.elcolombiano.com/colombia/juan-manuel-santos-cuestiona-que-presidente-petro-reconoca-a-disidencias-ivan-mordisco-como-farc-JI23183468

40 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo
bottom of page