¿Pheel-ings? Tu App consejera

Actualizado: 7 sept

Escrito por : Nicolás Restrepo y María José Ortiz, estudiantes de cuarto semestre de Jurisprudencia.


Este año, UR-Emotion, la dependencia de la universidad encargada de atender a problemáticas relacionadas con la salud mental y manejo emocional de la comunidad rosarista, apostó por la creación de una aplicación de acompañamiento emocional para los estudiantes: UR-Pheel. A la fecha, esta puede ser descargada en dispositivos iOS y Android, con la única limitación de que los menores de 14 años deberán usar la aplicación en compañía de un adulto. Pheel pretende ser una herramienta para que los estudiantes mejoren sus habilidades de gestión emocional a partir de distintas actividades y juegos para el manejo de emociones. Para esto, dispone cinco áreas: emoción intensa, entrenamiento en habilidades, estado de ánimo diario, autocuidado y botiquín; cada una de las anteriores cuenta con una función distinta para el desarrollo del bienestar emocional. Es importante aclarar que UR-Emotion insiste en que Pheel no es, de ninguna manera, un reemplazo para la terapia.


Evidentemente, la idea de una aplicación de apoyo en la gestión emocional resulta atractiva para el público en general, especialmente teniendo en cuenta que aún existe un estigma ante las personas que acuden a profesionales en psicología en busca de este mismo apoyo. Así, resulta importante que, aunque esta aplicación no sea un reemplazo para la terapia, Pheel es capaz de ofrecer al menos una primera línea de ayuda efectiva de acuerdo a las situaciones particulares de sus usuarios. Por esta razón, decidimos explorar los servicios de la aplicación para analizar su eficacia al responder a las necesidades de los estudiantes de la Universidad del Rosario.


Al acceder por primera vez a la aplicación, es necesario que el usuario se registre con su correo electrónico y cree una cuenta con su nombre y un avatar que podrá diseñar dentro de esta. Una vez hecho, se tiene la oportunidad de elegir entre 3 “personajes de acompañamiento” que guiarán la interacción con la aplicación. Acto seguido, se puede acceder a los distintos aplicativos que ofrece Pheel para la gestión de emociones, entre los que se encuentran: “Diario de emociones”, “Herramientas para la vida”, “Regulando mi emoción” y “Apapachándome”.


Cada uno de estos aplicativos dentro de UR-Pheel cumple con una función para la gestión de las emociones y los sentimientos. Por ejemplo, en “Diario de emociones” se pueden encontrar múltiples escenarios emocionales (20 posibles opciones) de los que tendrás que elegir solamente tres (3), así como: tristeza, orgullo y enojo. Posteriormente, en relación con las emociones elegidas, se tiene que indicar la intensidad de cada una de estas en una escala numérica de uno (1) a diez (10), generando así, un resumen de la acción por parte de la aplicación. Aquí se resalta, mayoritariamente (si no es que únicamente), la emoción con mayor puntaje e, incluso, si hay varias con gran puntuación, se destaca la más positiva. Ya que funciona como un diario; igualmente, también está la posibilidad de ver el histograma de tus emociones.


Después de retratar tus emociones de forma cuantitativa, la aplicación te direcciona automáticamente al segundo aplicativo: “Herramientas para la vida”. En esta sección, posiblemente la más robusta de la App, se encuentran ejercicios de diferentes tipologías con funcionamiento progresivo (no permite ingresar a ciertas actividades sin haber cumplido con unas previamente). Igualmente, “Navega tus emociones”, “Pilotea tus emociones”, “Curitas para el alma”, “Multijugadxr” y “Fluyendo” son las macro separaciones de este aplicativo que buscan enfrentarte a retos que posiblemente se te presenten en la vida real. Buscando así, entrenar tus posibles reacciones durante y después de cada acontecimiento.


Por otra parte, “Regulando mi emoción” es un apartado lineal que, según la elección de alguna de las emociones allí presentadas, te propone diferentes ejercicios de conocimiento contextual y de autorreflexión. En un primer momento, te propone actividades de alivio con Pheel; después de completada esta parte, te da paso a que desde tu situación actual analices las alternativas de mejora y de prevención de cualquier posible afectación posterior. Finalmente, “Apapachándome”, es el aplicativo que te permite ahondar en tu autocuidado desde la conexión con tu cuerpo, la promoción de tu bienestar integral, la realización de estrategias de autocuidado y el fomento de retos para tu propio desarrollo.


Tras observar el funcionamiento, el objeto y la finalidad de esta aplicación, aunque se presume su buena intención de apoyo para la comunidad que la descargue y la use, este tipo de herramientas tecnológicas son producto de la incesante necesidad de que se satisfagan estándares de consumo y no, indefectiblemente, de promover intereses o de complacer menesteres individuales. Aunque bien se recalca la no sustitución de la terapia por la utilización de este instrumento digital, hay una elevada idea en la posibilidad de sistematizar por medio de respuestas, patrones o ejercicios predeterminados por un algoritmo que reacciona a ciertas características de respuesta (ya sean numéricas o de elección) los sentimientos y las emociones de quienes transcurren en el uso de inteligencia artificial de autovalidación y de difusión de psicología positiva y/o técnicas de coaching.


Igualmente, es preocupante la incesante necesidad neoliberalista de cuantificar cada aspecto de la vida individual y social que resuelve ser útil para el análisis y la recolección de datos. UR Pheel, por el simple hecho de justificarse en su presunta preocupación por la salud mental, no deja de ser tan artificiosa como Facebook u otras aplicaciones internacionalmente criticadas por su intromisión invasiva de la sociedad. Por lo tanto, ponerle límite a la cantidad de emociones que llegas a apreciar en un día o reducir la intensidad de tu sentir a una escala común, refleja que la persona ya no es única en su esencia, sino que, ahora hasta sus afecciones privadas se han convertido en algo mensurable. Cada vez se persuade más al ser humano para que deje de observarse críticamente a sí mismo, dejando de lado al pensamiento (Midgley, 2002) y entregándose a modelos estandarizados que esculpen humanos repetibles y subyugados.


Por supuesto, es innegable que las herramientas tecnológicas representan grandes avances en campos tan importantes como el de la salud. De hecho, estudios realizados por la revista Forbes han demostrado que aplicativos de gestión emocional, como lo es Pheel, han logrado revolucionar el campo del cuidado de la salud mental. Esto obedece a que estas aplicaciones ofrecen un acompañamiento al que quien lo requiera puede acceder en cualquier momento del día y de forma inmediata, por lo que ofrece una línea de respuesta rápida a las distintas situaciones de la comunidad. Además, este tipo de herramienta es famosa por tener la capacidad de reconocer y alertar sobre síntomas que indiquen condiciones graves de salud mental. Sin embargo, no puede realmente decirse que UR Pheel goce de estos atributos, pues queda comprobado al momento de interactuar con la aplicación que esta no reconoce incluso las señales más explícitas de problemas graves. Al explorar la App, probamos dándole signos de posibles afectaciones negativas a la salud mental, a lo que Pheel respondió de forma entusiasta e, incluso, alentando a continuar con estos comportamientos.


Así mismo, romantizar el proceso de gestión emocional, ya sea mediante simples símbolos como la posibilidad única de escoger un avatar sonriente, puede minimizar el sufrir de personas que, más que requerir herramientas de apoyo entusiasta y de aprobación, necesitan de individuos en los que puedan reflejar sus ojos y desahogar corrientes de lágrimas o palabras, o que sencillamente puedan sentir compañía. Siguiendo este orden de ideas, ¡¿cómo es posible que se promueva la preferencia de respuestas predeterminadas de pantallas y no de diálogo y ayuda humana?!

Por esto, en vez de que la Universidad del Rosario invierta en aplicativos digitales, debería robustecer su personal de psicología que, por la cantidad de estudiantes, solo puede otorgar citas en un tiempo de entre una (1) y dos (2) semanas (como se ha probado empíricamente, aun cuando los reportes escritos digan lo contrario sobre una hipotética atención inmediata). Antes de seguir aplaudiendo cualquier iniciativa, hay que percatarse y ser críticos en las nuevas modalidades de vida que se están patrocinando; hay que cooperar en que el reflejo de la psicología se vea nuevamente, en su mayoría, en lo social y/o personal y no en lo artificial.


Referencias


Asar, A. (2020). Five ways AI can help revolutionize mental health care. Forbes.

https://www.forbes.com/sites/forbestechcouncil/2020/08/19/five-ways-ai-can-help-revolutionize-mental-healthcare/?sh=32b17ce713ab


Midgley. (2002). Doce ensayos para sacar la filosofía a la calle. En Delfines, sexo y utopías, pp.

13-29. México: Turner - Fondo de Cultura Económica.


Nova et vetera. Universidad del Rosario. (2022). Conoce a Pheel y abraza tus emociones. Nova et

vetera. Universidad del Rosario. https://www.urosario.edu.co/Periodico-NovaEtVetera/Nuestra-U/Conoce-a-Pheel-y-abraza-tus-emociones/



60 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo