¿Una oportunidad desaprovechada?

Estudiantes, hoy 18 de noviembre de 2022, hacia las 2 de la tarde en la plazoleta del Rosario desaprovechamos una valiosa oportunidad, pues teníamos la posibilidad de hacernos escuchar pero no lo logramos. Preferimos dejarnos llevar por nuestra ira y por lo irracional…. ¿Acaso no esperábamos un aumento de nuestra matricula? Creería que era una verdad esperada. Sin embargo, hoy preferimos cegarnos por voluntad propia.


Antes de dar mi opinión sobre la “charla de hoy” me gustaría recordarles que a pesar de que le hayan subido a la matrícula para el año 2023-S1, no podemos olvidar que seguimos hablando desde un privilegio. ¿Acaso cuantos jóvenes hoy en nuestro país pueden estudiar en una universidad? Sé que mi argumento puede ser contradictorio, pues muchas veces es por la misma capacidad económica. Sin embargo, he aquí mi punto de vista. Nosotros aun así seguimos teniendo el privilegio. Ya sea porque algunos tenemos la plata de contado, estamos becados o tuvimos la suficiente valentía de sacar un crédito con alguna entidad financiera. No obstante, no solo desperdiciamos la oportunidad de ser escuchados, sino de dar voz a los que nunca pueden ser escuchados.


Considero que por el hecho de que hayamos convocado una reunión extraordinaria, si es que se le puede considerar así, y hayamos estado todos reunidos no significa entonces que hayamos trabajado colectivamente, pues se habló desde lo individual y no desde lo colectivo. No quiero trasmitirles la idea de que sus inconformidades y opiniones respecto a diferentes temas no sean urgentes de tratar. Sin embargo, al querer lograr mucho logramos nada.

Hoy en día caemos en el error de creer que tenemos únicamente dos formas de arreglar las controversias: la guerra o el aquietamiento y así tener la derrota o la victoria. Para unos, los primeros serán unos extremistas y para los otros unos cobardes. No obstante, para lograr el cometido principal de la reunión considero que era mejor haber optado por la diplomacia y negociación. Donde todos ganemos y ninguno pierda. No olvidemos todos que siendo estudiantes en la época en la que estamos tenemos el gran poder de negociar y lograr lo que queramos, pero esto es menos eficaz si cuando hablamos atacamos y difamamos en todos los aspectos posibles. Lo único que logramos es ser ignorados.


Queridos estudiantes, es por esto que hoy en día si queremos ser escuchados debemos tener dominio en nosotros mismos, debemos tener perseverancia y visión a largo plazo. Nosotros sabemos cuál es nuestra principal urgencia y es esa a la que debemos dar prioridad. De nada sirve hablar de tanto si ni quiera podemos lograr un primer avance. En definitiva somos Rosaristas y eso conlleva la responsabilidad de actuar como uno de ellos. No olvidemos lo que nuestras antiguas generaciones han podido lograr con el dialogo y bajo el respeto.


Es por esto que los invito a reflexionar si lo que se realizó hoy en nuestra pequeña, pero unida, casa fue lo mas sensato. Si la respuesta es un sí, entonces habremos caído en la ignorancia. Si de lo contrario nos arrepentimos para la próxima OPORTUNIDAD que se nos presente, debemos estar entonces organizados. Para ello podríamos preguntarnos todos ¿Cuál es nuestra prioridad? ¿Lo que queremos se puede lograr a largo o a corto plazo? ¿Qué se necesita para lograrlo? ¿Es posible lograrlo con quienes nos representan dentro del consejo estudiantil? Una vez llegada una respuesta en conjunto, entonces nos podremos hacernos escuchar.


De igual forma debemos ser razonables y convencernos de que la matrícula para el año 2023-S1 muy probablemente no va a bajar. Sin embargo, lo que si podemos hacer es negociar la forma de pagarla. Una idea de lo anterior podría ser la posibilidad de que se pueda pagar únicamente el incremento de este año a plazos y pagar comun y corriente la otra parte.


Sin embargo, para lograr cualquiera que sea nuestra solicitud a las directivas administrativas, debemos elegir a quien nos represente. Pues a pesar de que exista el consejo, dada la urgencia y la incertidumbre e intranquilidad de aquel incremento, creo que se necesitarían mas voceros. En especial de aquellos que efectivamente tienen urgencia extrema.

Por último, no olvidemos que somos cómplices de haber permitido que algunos interrumpieran con comentarios burlescos e incluso con la intención de generar alboroto. Debemos ser conscientes de nuestras actuaciones y preguntarnos si con ello lograremos llegar a nuestro objetivo. Así mismo, no olvidemos que somos jóvenes y que por lo tanto no somos los mas sabios o los más experimentados.


88 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo